10 señales de daño hepático y varios consejos para fortalecer el hígado.

COMPARTIR EN:

El hígado juega un papel vital en nuestro cuerpo y es importante prestar atención a su salud. La dieta, el ejercicio y el sueño adecuado son tres hábitos claves para mantener un hígado sano.

Cuando algo sale mal con el hígado, los efectos pueden ser vistos en diferentes funciones y partes del cuerpo. Hay varios tipos de problemas hepáticos. Las más comunes son la cirrosis, la enfermedad quística, la enfermedad hepática grasa, los cálculos biliares y la hepatitis entre otros.

Recuerde siempre que si le das un buen cuidado a tu hígado, seguro te mantendrás muy bien de tu salud. Te recomendamos mantener un ojo abierto para detectar cualquier signo que alerte un daño hepático. Debes de buscar tratamiento lo más pronto posible al detectar la enfermedad y ayudar a tu hígado a hacer una recuperación completa.

En este artículo te mostraremos formas de identificar si tu hígado esta teniendo problemas, también una lista de hábitos que pueden estar dañando lentamente a tu hígado.

10 señales de daño hepático

Náuseas y vómitos: Las personas que sufren de daño hepático a menudo tienen una sensación persistente de náuseas. Esto surge debido a la disminución de la capacidad del hígado para procesar y eliminar las toxinas.

Debilidad y cansancio: La sensación constante de fatiga y cansancio también puede ser un signo del funcionamiento incorrecto del hígado.

Pérdida del apetito: La pérdida de apetito es también uno de los primeros signos de que su hígado no está funcionando correctamente

Problemas digestivos: Si el hígado comienza a funcionar mal, puede dar lugar a problemas digestivos como diarrea e indigestión.

Cambios en el color de la orina: El cambio en el color de la orina se produce debido a un aumento en el nivel de bilirrubina. Esto sucede cuando el hígado es incapaz de eliminar la bilirrubina a través de los riñones.

Coloración amarillenta de la piel: Uno de los primeros signos de daño hepático es cuando se nota el color amarillento de la piel, los ojos, la lengua y las uñas o las yemas de los dedos.

Cambios en el color de las heces: Los cambios en el color de las heces también pueden indicar problemas hepáticos.

Cambios en el área abdominal: Los cambios en el área abdominal son otra señal posible de un hígado defectuoso. Usted puede experimentar dolor o calambres en el área abdominal inferior, así como hinchazón.

Retención de líquidos: El daño hepático nos afecta en la retención de líquidos provocando hinchazón.

Sensibilidad de la piel: Otra señal temprana de un problema del hígado es sensibilidad creciente de la piel. Su piel puede ser picazón, escamosa o demasiado sensible al tacto. Puede incluso magullarse fácilmente. En algunos casos, la gente también nota la apariencia de las venas a través de la piel.

Hábitos que debes cambiar

Deja de beber alcohol por completo.

Deja de fumar lo antes posible.

El ejercicio diario como caminar, yoga, natación, trotar o correr es esencial.

Toma todas las medidas posibles para evitar el estreñimiento, ya que puede empeorar la condición.

Esfuércese por mantener su colesterol y triglicéridos en niveles saludables.

Consume alimentos que limpian el hígado, como ajo, cúrcuma, nueces, pomelo, raíz de remolacha, manzanas, brócoli, aguacate y limón.

Consuma alimentos ricos en vitamina c, que tiene efectos protectores contra el daño hepático.

Limite su proteína animal y la ingesta de sal.

Evite los alimentos procesados y chatarra, ya que no son buenos para la salud del hígado. Además, evite los productos lácteos y los productos de azúcar refinados.

No olvides compartir.